Iñaki Hernández, entrenador de balonmano de Anaitasuna, galardonado con la Medalla de Plata al Mérito Deportivo de Navarra

Le ha sido concedida por “su dedicación como entrenador de balonmano durante más de 25 años en la S.C. D.R. Anaitasuna”

El entrenador de balonmano Iñaki Hernández Rivero, de 69 años, ha sido reconocido esta semana con la Medalla de Plata al Mérito Deportivo de Navarra, un galardón con el que el Gobierno foral reconoce la trayectoria de diferentes personas en tareas deportivas o técnicas en la promoción del deporte en nuestra región.

En su caso, según el Decreto Foral aprobado esta semana, se ha querido destacar “su dedicación como entrenador de balonmano durante más de 25 años en la S.C. D.R. Anaitasuna”. En todo este tiempo, Hernández ha entrenado a numerosos equipos de la base de balonmano del club navarro. Comenzó, por este orden, con los equipos de infantil, cadete, juvenil y 1ª Nacional, para, desde hace diez años, centrarse en los equipos femeninos, entrenando, primero, a los equipos infantiles y, después, a los alevines de Anaitasuna.

Esta distinción, con la que se premia la “intensa actividad y dedicación en tareas deportivas o técnicas en la promoción del deporte de la Comunidad foral, de forma entregada y discreta en pro del deporte navarro”, se hará efectiva el próximo 30 de noviembre, cuando en el Salón del Trono del Palacio de Navarra, dentro de los actos conmemorativos del Día de Navarra, se entregarán estos reconocimientos.

Hernández comenzó su carrera en el balonmano compitiendo, con 14 años, en el conjunto juvenil de Maristas, en Pamplona. Allí estuvo hasta que, con 18 años, formó parte del equipo de 2ª Nacional de Anaitasuna. Dos años después, se trasladó a estudiar a Madrid. En la capital del país, jugó con el Atlético de Madrid en 2ª Nacional, logrando el ascenso. Pero ese año, el club decidió no seguir con ese equipo, por lo que entró en las filas del Vallehermoso, que jugaba en 1ª Nacional.

De vuelta a Pamplona, compitió con Anaitasuna, primero, en 2ª Nacional, consiguiendo también el ascenso, y, después, en División de Honor. Tras siete años, recaló en el San Antonio, donde durante ocho años jugó en División de Honor. Ahora mismo, a punto de cumplir 70 años, todavía continúa jugando en el Anaitazarra.

Para Hernández, este tipo de reconocimientos son muy necesarios. “Estoy muy ilusionado por haberlo recibido, porque aquí lo que funciona es el fútbol, pero hay muchísima gente que no sale en los medios de comunicación, pero que trabajan mucho y muy duro para fomentar el deporte. Así que creo que este tipo de galardones son muy necesarios”, ha expuesto.

X