Hoy conocemos a…: Eva Urzaiz, responsable de Estética: “Cada cliente es un tesoro y lo tienes que cuidar mucho”

Esta pamplonesa ha cumplido este mes de abril seis años al frente de un servicio que ofrece, además de los tratamientos, cercanía y comodidad

A Eva Urzaiz Ochoa (Pamplona, 25-06-1982) se le encendió la bombilla cuando, después de un curso de técnico especialista en quiromasaje, realizó unas prácticas en las piscinas de Sarriguren. Allí se gestó la idea de montar un centro de estética en el club al que ha pertenecido desde niña, la S.C.D.R. Anaitasuna. Y eso que siempre había tenido claro que no quería ser autónoma. Seis años después, se enorgullece de haber conseguido salir adelante y de haber hecho realidad un proyecto del que estaba convencida que iba a funcionar. Esta es su historia.

“Fui yo la que me puse en contacto con el club -cuenta-. Tanto mi familia como yo hemos sido socios de toda la vida. Siempre hemos vivido aquí al lado. Y entonces, cuando me di cuenta de lo que había en Sarriguren, pensé que en Anaitasuna no había algo así y que podía funcionar. Escribí un correo, dos, tres, cuatro, cinco… hasta que logré una reunión con el gerente. Defendí mi idea del porqué yo pensaba que esto iba a funcionar y la utilidad que tenía. Al club le pareció viable, y aquí estamos ahora”.

Si se echa un vistazo a los demás clubes de Pamplona, Urzaiz explica que solamente tiene algo parecido la C.D. Amaya, aunque, en su caso, es más una peluquería. “Que yo conozca, centros de estética hay en las piscinas de Artica y en las de Sarriguren, porque las gestiona la misma empresa. Pero no hay en ninguna más. Y es algo que recomiendo, porque es un servicio muy útil dentro de un centro deportivo“, alega.

La responsable del servicio de Estética de Anaitasuna indica que, en la reunión con la dirección del club, vendió la necesidad de tiempo que tenemos hoy en día. “Anaitasuna siempre ha sido una instalación deportiva muy familiar, muy del uso del día a día, de prácticamente vivir en la sociedad. A cualquier madre como yo, que pueda dejar a los niños haciendo algún deporte o actividad y, mientras, poder venir a depilarse, o a hacerse una manicura o una pedicura…, es un lujo. Al final, un club deportivo es un lugar al que vienes a cuidarte. Y la estética es el cuidado del cuerpo”.

Esa es la razón por la que, según argumenta, no han enfocado el servicio de Estética a los maquillajes o ámbitos similares. “Lo hemos enfocado mucho hacia la depilación láser, a los tratamientos corporales, para que la gente venga aquí a cuidarse el cuerpo. Yo veía, sobre todo, que iba a suponer para los socios mucha facilidad para el día a día, ya que es una comodidad tener un servicio así tan a mano“, apunta.

En los comienzos, contó con un espacio pequeño, que ha ido creciendo a lo largo de estos seis años de existencia. “Incluso, en los meses fuertes, me tenía que turnar con el fisioterapeuta el antiguo botiquín. Unos días lo usaba él y otros, yo. Pero desde que abrí, funcionó muy bien. Tuvo una gran acogida. Ahora bien, la dificultad es conservar en el tiempo a un público reducido. Porque te estás dirigiendo constantemente a las mismas personas. Y eso es complicado. Tienes que fidelizar mucho a los clientes, porque aquí no hay un público rotacional alto. Cada cliente es un tesoro y lo tienes que cuidar mucho”, subraya.

LOS MEJORES PRODUCTOS DEL MERCADO

El centro de estética de Anaitasuna no tiene nada que envidiar a cualquier otro centro similar de Pamplona. Así lo asegura Urzaiz: “Trabajamos con las mejores máquinas y con los mejores productos del mercado. Yo llevo toda la vida dedicada a la estética y, cuando decidí arrancar, me di cuenta de que, con la competencia que hay y el gran número de franquicias que existen, mi baza tenía que ser la calidad. Cogí uno de los mejores láseres del mundo. Y desde el primer día, cada uno de los clientes que se ha realizado el servicio con él está muy contento con el resultado”.

Más adelante, comenzó con la LPG, “un tratamiento corporal 100% natural y 0% invasivo que estimula el cuerpo para provocar una respuesta en cuanto a ácidos grasos y triglicéridos”. “Además de que mejora el sistema circulatorio, el sistema linfático, reafirma la piel y reduce los contornos”, explica. “Compré el número uno mundial en tratamientos corporales desde hace más de 30 años. Y es algo en lo que no hemos parado de trabajar”, revela.

Además de estos dos servicios, disponen de otros, como la electroestimulación, la presoterapia, o tratamientos más reductores, otros con productos… “Y la calidad con la que trabajamos en los productos, tanto en facial como en manicura y pedicura, es del más alto nivel. Alguna clienta, de hecho, me ha dicho que, para ser un centro de estética dentro de un club deportivo, la calidad es muy alta”, aduce.

Hay más valores que resaltan todos aquellos que han pasado por sus manos (unos 1.000 socios en estos seis años), como la cercanía, la fidelidad, la comodidad… “Al final, esto es como un pequeño pueblo. No tenemos un público al que no conoces de nada. Aquí, el que más o el que menos sabe quién eres y te conoce. Por eso, el trato es mucho más personalizado y todo el mundo sabe que de aquí no se va a ir con un timo”, resalta.

A pesar de que sostiene que comenzó muy segura de que el negocio iba a ir viento en popa, reconoce que la pandemia le golpeó muy duramente. “Esta última temporada, se ha acusado todavía más. A todos nos está costando recuperar la normalidad que teníamos antes. Se nota en todos los aspectos. Tengo amigas en otros centros de estética a las que también les ha pasado lo mismo. Hemos hecho auténticos esfuerzos para seguir adelante. Pero la valoración global de los seis años es muy positiva”, incide.

Por su espacio, ubicado en la planta -4 de Anaitasuna, pasan tanto hombres como mujeres, aunque confiesa que estas últimas conforman el público mayoritario. “En la depilación láser, hay bastante paridad entre los dos sexos. En manicura, por supuesto, mujeres. Al igual que en los tratamientos corporales. Y en cuanto a las edades, tenemos de todo. Por ejemplo, en el láser, hay muchas madres que vienen con las niñas, porque no quieren que pasen por la cera“, relata.

Urzaiz destaca también el asesoramiento que ofrecen tanto ella como Paula Soret, que comenzó a trabajar con ella en septiembre del 2019. “Los clientes valoran la calidad de nuestros productos, de nuestros servicios y de nuestras máquinas. Y también que trabajamos con precios absolutamente competitivos. Pero también es muy importante hacer hincapié en que lo que nos diferencia de otros centros es que nunca vendemos nada que el cliente no necesite. Porque, si no lo necesita, se lo vamos a decir. Aunque nos lo pida. Aquí no hacemos negocio de esa manera. No vendemos por vender”, avala.

ARRAIGO SENTIMENTAL

A Urzaiz no le cuesta nada describir la S.C.D.R. Anaitasuna como un club muy importante para ella desde que era pequeña: “Para mí, es el lugar donde ha crecido. Aquí tengo un arraigo sentimental muy importante“.

Quizás por ese motivo, para ella supone un orgullo llevar ya seis años al frente del servicio de Estética. “Yo sabía que iba a tener una buena respuesta, pero me daba cierto recelo pensar en qué pasaría a lo largo del tiempo. Pero, de momento, vamos bien, aunque todos esperamos que podamos dar un portazo definitivo a la pandemia y al incremento de precios que estamos viviendo ahora“, reclama.

En ese sentido, aclara que las inversiones en el mundo de la estética son muy costosas, ya que las máquinas más baratas valen 20.000 euros. Anuncia que ha adquirido una nueva máquina, llamada Aquapeel, para potenciar los tratamientos faciales. “No irrita la piel y limpia el poro en profundidad, retirando las células muertas, con solo agua y oxígeno. Nos la traerán la próxima semana, estaremos después otra semana conociéndola y, para después de Semana Santa, empezaremos a utilizarla”, avisa.

Además, desvela que se han especializado en hacer diagnósticos faciales y aconsejar los cosméticos más adecuados al tipo de piel, al estado, a la época del año, a la edad… “Ahora, hay un montón de información en internet, pero la gente no sabe manejarse. En el mercado, hay productos muy buenos, pero lo más importante es saber cuál es el que tu tipo de piel necesita, y eso solo te lo puede decir una persona que sea profesional y que sepa muchísimo. Y aquí pueden venir a pedirnos asesoramiento”, afirma. Asimismo, se han formado, por ejemplo, en la mejor escuela de España para comenzar a hacer también microblading de cejas.

“En Anaitasuna, funcionan mucho las recomendaciones. Casi todas las familias que han traído aquí a uno de sus hijos a hacerse un tratamiento de láser, después ha venido la hermana, el hermano… Eso significa que están a gusto y que valoran el servicio. Y eso es de lo que más orgullosa me siento“, concluye.

X