Las Mariburruntzi de natación sincronizada, finalistas en los Premios Iberdrola de Mujer y Deporte

Con una media de edad de 53,3 años, estas mujeres de Anaitasuna buscan que la natación sincronizada continúe creciendo

El grupo de natación sincronizada de Anaitasuna llamado Mariburruntzi (Libélulas en euskera) han sido elegidas como finalista en la II Edición de los Premios Iberdrola SuperA, unos reconocimientos que pretenden reconocer y dar visibilidad a las mejores iniciativas desarrolladas en España que promuevan la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en la práctica deportiva.

Las deportistas de la S.C.D.R. Anaitasuna, con una media de 53,3 años, participan en la categoría Social y optan a un premio de 50.000 euros. En su apartado se pretende subrayar el apoyo de aquella actividad, proyecto o programa que favorezca la integración social de las mujeres a través del deporte. La gala en la que se anunciará si son finalmente ganadoras se celebra este miércoles, día 1 de diciembre, en la sede madrileña de la empresa Iberdrola.

Las libélulas superaron una primera fase de selección entre centenares de propuestas. Tan solo dos pasaron a esta final y sus proyectos han sido analizados por un jurado compuesto por grandes nombres del deporte español, como Conchita Martínez, Vicente del Bosque, Javier Fernández, Sandra Sánchez,  Teresa Perales, Talant Dujshebaev, Carolina Marín, Jesús Carballo, Silvia Navarro, Manu Carreño, Amanda Sampedro, Paloma del Río, Marta Arce y Ona Carbonell.

En su memoria de participación en este certamen, las Mariburruntzis presentaron un proyecto denominado Nunca es tarde / Libélulas, que propone un plan de comunicación positiva que, como exponen estas deportistas, “busca fomentar la diversidad y la inclusión para avanzar como sociedad”. En este sentido, añaden, “la edad es un factor importante en el largo camino hacia la igualdad entre hombres y mujeres”. Son diez mujeres con edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, que llegan a un Campeonato Mundial Máster y que demuestran que la inclusión y la diversidad en el deporte son posibles, y que en la sociedad son necesarias.

A juicio de las integrantes de este grupo, se trata de promocionar la natación artística como un deporte fuente de salud y bienestar, que es adaptable y accesible a todas las edades y a todos los géneros.

DE ENTRE 50 Y 65 AÑOS

Las miembros de este equipo de Anaitasuna son Anita Bonhomme, Raquel Elizalde, Alicia Otaegui, Irene Aldabe, Lola Sarriguren, Laura Garde, Garbiñe Recarte y Ana Lana. Su monitora es Isis Mínguez. Tienen entre 50 años (la más joven) y 65 (la más mayor). Además de participar en estos premios, las Mariburruntzis están grabando un documental titulado El vuelo de las libélulas, filmado por Iñaki Alforja.

Su objetivo con los Premios Iberdrola SuperA es conseguir financiación para poder acudir a más campeonatos. Según comenta Ana Lana, han conseguido, con su grupo, ir abriendo campo a la natación sincronizada en Navarra. “Nuestras finalidad es la exhibición y la aplicación de ese deporte en Navarra, ya que solemos estar solas en los campeonatos internacionales”, subraya.

El inicio de las Libélulas surgió a raíz de que Isis Mínguez viniera a Pamplona a trabajar. Ella empezó a colaborar con la Federación Navarra de Natación haciendo sincronizada y una compañera la vio y le preguntó si quería dar clases a un grupo de adultas. Corría el año 2010.

Así lo relata Lana, que destaca que todas están muy ilusionadas por el reconocimiento de Iberdrola, que fue para ellas una gran sorpresa. “Lo vemos como una oportunidad para seguir intentando que se conozca más este deporte en Navarra”, argumenta.

En ese año 2010, el grupo comenzó a entrenar con Mínguez. Lo hacía un sábado al mes en sesiones de una hora. Y en el verano, hicieron una exhibición, en tanto que, en el siguiente invierno, comenzaron a montar una nueva coreografía. “Nuestro primer campeonato fue en Holanda, en un Europeo. Y en el 2012, participamos en el Open de España”, recuerda.

Según Lana, “equipos como el nuestro no hay muchos en España”. Ahora mismo, entrenan tres veces a la semana y han conseguido que, en Anaitasuna, haya salido un grupo de natación artística con mujeres de menos edad, además de que otros clubes navarros también hayan visto nacer los suyos propios.

X