Mikel Muniáin revalida su título de campeón de Europa Máster de Halterofilia

El halterófilo de la S.C.D.R. Anaitasuna venció en la categoría M40-67, con una puntuación total de 302,34

Mikel Muniáin, halterófilo pamplonés de 43 años miembro de la S.C.D.R. Anaitasuna, se proclamó este miércoles campeón de Europa Máster de Halterofilia en la categoría M40-67 (mayores de 40 años y de 67 kilos de peso). El navarro logró la medalla de oro en una prueba celebrada en la ciudad de Alkmaar, en los Países Bajos.

Se trata del segundo título europeo consecutivo para el deportista de Anaitasuna, ya que en el 2020 también se colgó el oro, aunque, en esa ocasión, el formato del campeonato fue online, a consecuencia de las restricciones derivadas de la Covid-19. En este 2021, además, Muniáin ha conseguido subirse al tercer cajón del podio en el Mundial, dentro de la categoría M40-61.

El Campeonato de Europa se compone de dos pruebas: levantamiento en arrancada y levantamiento en dos tiempos. Para cada una de ellas, los halterófilos disponen de tres intentos. El navarro consiguió levantar 80 kilos en la primera de ellas y 101 en la segunda. Con estas marcas, su total olímpico fue de 181 kilos.

“Llegué a los Países Bajos con muchos nervios, porque era mi primera cita internacional presencial. Te impone mucho ver a competidores de otros países, con sus uniformes y equipaciones, y comprobar que junto a ti van a disputar las pruebas exolímpicos y deportistas de muchísima calidad”, expone. Al mismo tiempo, revela que la noche anterior no pudo dormir bien y que, además, no controló demasiado su peso, por lo que arribó al campeonato por debajo de los 65 kilos. Una diferencia que podría haber supuesto quedarse fuera de las medallas.

Una vez en la tarima, su objetivo fue batir al ucraniano Oleksandr Kocherzhenko, que iba a ser su máximo rival por la victoria final. “Cuando acabé la arrancada, me quedé más tranquilo, porque él solo pudo hacer 75 kilos, y entonces sabía que debería arriesgar para ganarme en los dos tiempos”, expone. La prueba terminó con una diferencia entre ambos de cinco kilos, superior a los dos kilos con la que lo derrotó en el 2020.

“NO DEBERÍA HABER SUFRIDO TANTO”

La alegría al saberse campeón de Europa fue para Muniáin muy grande, a pesar de que reconoce que no se quedó contento con su actuación: “No debería haber sufrido tanto, ya que mi propósito era levantar 84 kilos en la arrancada, para ir con más tranquilidad a los dos tiempos, en la que mi rival era más fuerte que yo”.

No obstante, precisa que la emoción fue inmensa, sobre todo por el hecho de haber ganado el título de manera presencial, algo que le hace darle mucho más valor que a su victoria en el torneo online del 2020. “Supone un factor que te obliga a superarte, a entregar allí todos los entrenamientos que has realizado, a superar a tus rivales en la tarima, con jueces internacionales que son muy estrictos… Esa sensación de ganar así es increíble”, sentencia.

Este segundo título europeo corrobora el buen momento de forma que está pasando el halterófilo de Anaitasuna, que en mayo firmó un tercer puesto en el Mundial. Y ello, además, después de haber sufrido un duro inicio de año, en el que se contagió de coronavirus y en el que comenzó con un peso más bajo, 61 kilos, para poder optar a las medallas en el Mundial.

El pamplonés lleva entrenando tres años y medio, aunque tuvo mucha experiencia en la halterofilia durante su época de juventud, cuando compitió con Anaitasuna entre los 12 y los 20 años. Después, por motivos laborales, tuvo que aparcar esta afición, a la que retornó en el 2017. “En ese momento, no me imaginaba que pudiera llegar tan lejos, pero sí que es verdad que entreno como los de 25 años, cinco días a la semana y dándolo todo”, apunta. De hecho, ha metido en este deporte a su hijo Ibai, de 12 años, que ya ha logrado proclamarse campeón navarro.