Mikel Muniáin conquista el Campeonato de Europa Máster de Halterofilia por tercera vez consecutiva

El haltera de Anaitasuna se coronó en la categoría de -67 kilos, mientras que su compañero Iñaki Domínguez se quedó a un paso de subir al podio en -81

La sección de Halterofilia de la S.C.D.R. Anaitasuna demostró la semana pasada estar a la vanguardia del continente europeo en sus halteras máster. Tanto Mikel Muniáin como Iñaki Domínguez completaron una gran actuación en el Campeonato de Europa Máster de Halterofilia celebrado entre los días 20 y 28 de agosto en el municipio polaco de Raszyn.

El primero de ellos, que compitió en la categoría de -67 kilos, dentro de los halteras mayores de 40 años, logró la victoria tras levantar 84 kilos en arrancada y 104 en dos tiempos, con un total olímpico de 187 kilos, diez por encima del deportista polaco Jakub Garbiec, que finalizó en la segunda posición.

Con este triunfo, Muniáin firmó su tercera victoria continental, después de las dos medallas de oro que logró en los campeonatos de los años 2020 (un torneo que se realizó en formato online, debido a la pandemia del coronavirus) y 2021, que tuvo lugar en Alkmaar, en los Países Bajos. En su bagaje deportivo también destaca el tercer puesto cosechado en el Campeonato del Mundo Máster del pasado año 2021.

El haltera del club navarro afirma que la competición contó con una organización muy profesional y se realizó en un recinto muy bien preparado, en el que justo antes de su torneo había acogido los campeonatos de Europa sub-15 y sub-17. “Todo era muy profesional, la instalación, las tarimas, las cámaras, la zona de calentamiento… Mejor que el del año pasado en los Países Bajos”, apunta.

En cuanto a su medalla de oro, reconoce que es el resultado a “meses y meses de duros entrenamientos”. “Como ya contamos con el calendario anual y sabemos cuándo van a ser las competiciones, lo que hacemos es completar en ellas todo el trabajo que hemos estado realizando. Para el deportista, supone la culminación de un año entero de entrenamientos“, añade.

Sobre su competición, reconoce que tenía a unos rivales con marcas parecidas a las suyas, aunque él acudió como cabeza de serie de su categoría. “Lo que tienes que hacer es controlar muy bien a tus oponentes y levantar no lo que quieres, sino lo que necesitas para ganar. Y eso es lo que hice. En la arrancada, me encontré muy bien, fuerte y rápido, y conseguí sacarle tres kilos al segundo. Así que en los dos tiempos, lo que tenía que hacer era controlarlo. Él iba más flojo en los dos tiempos y salió para asegurarse la medalla de plata. Como mi competición era después de la suya, en mi primer intento de dos tiempos, yo ya fui campeón de Europa. Por ello, en los demás intentos, lo que traté de hacer fue mejorar la marca. La verdad es que fue un rival más accesible que el haltera ucraniano contra el que me enfrenté el pasado año. Todo salió a pedir de boca”, resume.

Y eso que, unos días antes de viajar a Polonia, Muniáin sufrió un golpe en el pubis con una barra durante un entrenamiento. “Se me inflamó bastante, lo que me impidió entrenar los diez días antes de la competición, ya que no podía pasar la barra por la zona del pubis. Así que solo pude hacer pierna. Iñaki me ayudó como fisioterapeuta y, gracias a su trabajo y a la acción de los antiinflamatorios y cremas que me di en la zona, conseguí bajar la inflamación e, incluso, poder entrenar el último domingo, el día de antes de irnos a Polonia. Una vez en la competición, se te olvidan todos los dolores, pero sí que tuve muchos nervios por no haber podido entrenar más, aunque eso me ayudó a desestresar un poco el cuerpo. Fui menos relajado de cabeza, pero más relajado de cuerpo”, expone.

 

De cara al futuro, ya tiene en su calendario las fechas importantes para el año que viene, tanto las del Campeonato de Europa como las del Campeonato de Mundo. “Este año, el mundial se celebra en diciembre en Orlando, Estados Unidos, así que, por temas de presupuesto, no podremos acudir. Viajar allí, alojarse, permanecer allí una semana, el visado… Son muchos gastos. Así que, a no ser que salga un patrocinador en menos de 15 días, no podré acudir“, alega.

Su reto será el de regresar a la competición el año que viene, cuando participará en una categoría diferente, la de mayores de 45 años. “Será mi primera vez en esa categoría, pero quiero empezar ganando. Siempre digo que nadie regala nada y, por tanto, habrá que volver a entrenar muy duro todo el año y llegar en buen estado a esas dos fechas. Eso, y que nos acompañe también un poco la suerte. Además, el mundial será en el 2023 en Cracovia, por lo que podremos ir. El mundial en el que participamos Iñaki y yo fue online, y a los dos nos encantaría acudir para participar en uno de manera presencial“, concluye.

A UN PASO DEL BRONCE

Por su parte, Iñaki Domínguez se quedó a un solo paso de pisar el podio del Campeonato de Europa, en su participación dentro de la categoría de -81 kilos para los mayores de 45 años. Sus marcas fueron los 103 kilos en arrancada y los 117 en dos tiempos, con un total olímpico de 220 kilos. La medalla de bronce la logró el haltera francés Sorrab Hesmati con un total olímpico solo tres kilos por encima de los de Domínguez.

El haltera de Anaitasuna reconoce que se quedó muy contento, tanto por el desarrollo de la competición como por el resultado. Sobre todo, teniendo en cuenta el nivel del torneo y que participa en una categoría muy numerosa. “Estábamos 13 levantadores. En arrancada, me quedé tercero, con 103 kilos, lo que suponía una mejora de mi marca personal y un nuevo récord de España en mi categoría. El anterior lo tenía yo en 101 kilos. Con ese movimiento, saqué seis kilos de ventaja con Hesmati, que era mi máximo rival y que, en ese momento, era cuarto. En el dos tiempos, con 117 kilos, finalicé cuarto, por lo que el francés tenía que superarme y contar también los seis kilos de desventaja. Y lo hizo. Pensábamos que no iba a ser capaz de hacerlo, porque observábamos mucho los pesos de salida de los rivales y, por cómo estaba calentando, no llegaba a mover casi 118 kilos. Sin embargo, tuvo un día de suerte y, en el último movimiento, me superó en peso. Lo hizo genial y me llegó a superar en el total olímpico y, por lo tanto, acceder al podio”, resume.

Aunque se quedó con ese mal sabor de boca, Domínguez subraya que, ahora mismo, lo relativiza todo. “Me quedé muy satisfecho por el resultado. Es verdad que la estrategia lo marca todo y que, si yo hubiera ido a la zaga, me habría exigido más. Ahí, me frenó de dónde venía, ya que en marzo me hice daño, precisamente, haciendo una cargada en dos tiempos, con 116 kilos, y me ha costado un poco superar esa barrera. Pero ahora estoy en un punto en el que puedo hacer con creces ese tipo de trabajo; si no, no hubiera ido al campeonato. Pero, con un poco más de tiempo, posiblemente hubiera arriesgado más para subir de marca en los dos tiempos“, destaca.

Domínguez resalta que haber acudido a Polonia para participar en el Campeonato de Europa fue muy satisfactorio, debido a que se trataba de su primera experiencia internacional de manera presencial. “En todo momento, Mikel y yo estuvimos muy competitivos y muy concentrados, dando el máximo posible. Para mí, es un regalo volver a estar a un nivel competitivo muy alto“, sentencia.

A su vez, confiesa que siempre es “un poco peleón” y quiere más. Por ello, tiene ya nuevos retos en el horizonte: “Me gustaría superar la marca que conseguí en los dos tiempos. Un objetivo de 103-105 kilos en arrancada y 120-125 kilos en dos tiempos, sea el puesto que fuera, sería muy positivo. El puesto sería lo de menos. Aunque sé que, con esas cifras, se pueden conseguir mayores éxitos deportivos”.

Para ver las competiciones de los dos halteras de Anaitasuna, se puede hacer a través de estos dos enlaces: Mikel Muniáin e Iñaki Domínguez.

X