El equipo cadete femenino de balonmano se cuelga la medalla de bronce en el Campeonato de España

“Este éxito es un premio y un reconocimiento a la escuela de Anaitasuna y a toda la gente que está invirtiendo en la formación de estas chicas”, cuenta su entrenador, Pablo Gabari

El equipo cadete de balonmano femenino de Helvetia Anaitasuna ganó el pasado fin de semana la medalla de bronce del Campeonato de España de Clubes, un torneo en el que compitieron los ocho mejores equipos del país en el pabellón O Gatañal de Cangas, en Pontevedra.

Las chicas entrenadas por Pablo Gabari ganaron el partido por el tercer y cuarto puesto a los anfitriones, el Salón Avilés Balonmano Cangas, por un resultado de 28-31, al que se llegó en la prórroga. Antes habían caído en la semifinal (23-27) frente al M5 Surjet Ciudad Dos Hermanas, de Sevilla y que fue el equipo que, finalmente, ganó el campeonato, al imponerse en la final por 23-27 a la Fundación Agustinos Alicante.

El equipo cadete del club navarro está formado por Naia Hualde Zarraluqui, Inés Brinco Rodríguez, Ane Garralda Soteras, Naroa Puncel Aizcorbe, Goretti Cacho Urtasun, Claudia Aldave Martínez, Nahia Jáuregui Unzué, Iratxe Ganuza Jorge, Oihane Beperet Salinas, Lexuri Saralegui Fuertes, Naiara Hualde Braco, Leyre Vesperinas Calderón, Naroa Baquedano Mezquíriz, Naiara González Ciriza, Iraia Pilart Arlegui, Marina Zaballos Viamonte, Uxue Sarobe Moracho, Lorea Iranzo Irurre, Ainhoa Busto Agorreta y Edurne Sainz Fontán. En el cuerpo técnico, además de Gabari, trabajan María Pérez de Viñaspre, Andrés Garde y Jorge Peñalva.

Para el técnico de las cadetes de Helvetia Anaitasuna, la medalla de bronce significa “un triunfo enorme y una grandísima recompensa al trabajo de muchos años y mucha gente”. “Es un premio y un reconocimiento a la escuela de Anaitasuna, a toda la gente que ha invertido e invierte a diario una cantidad de horas descomunal en la formación de las chicas”, añade.

En su opinión, el equipo ha hecho un trabajo increíble estos dos años. “Son un grupo humano con una capacidad de trabajo y una motivación muy grande, y poseen unos lazos de unión muy fuertes”, reconoce, al tiempo que expone que la medalla ha sido la mejor manera de cerrar la etapa cadete. “Como dice mi compañera María, ‘tenemos una medalla de bronce, pero un equipo de oro’, así que estamos muy felices”, apunta.

En el grupo hay cadetes de primer año que, la temporada pasada, disputaron la fase final en Elda, en la que vencieron el torneo y se proclamaron campeonas de España en la categoría infantil femenino. Gabari también tuvo la oportunidad de vivir esa experiencia como parte del cuerpo técnico de Carlos García y Anne Barandalla. Por otro lado, también hay cuatro jugadoras de segundo año que, hace tan solo tres semanas, disputaron la fase final con el equipo juvenil. Sin embargo, la mayoría del equipo disfrutó este año por primera vez de un sector y de una fase final, debido a que, en su etapa infantil, la pandemia se cruzó en su camino y lo evito, ya que estaban realizando una temporada fantástica.

A juicio de Gabari, comienzan a escasear los calificativos cuando se trata de describir el trabajo de Anaitasuna en este campo. “El desarrollo y la evolución del proyecto femenino en Anaitasuna está siendo exponencial. En solo diez años hemos pasado de tener un equipo infantil y uno alevín, a tener un equipo en División de Honor Plata, una línea femenina en base muy robusta y potente, y, por el momento un Campeonato de España infantil y una medalla de bronce en cadete, a los que se pueden unir esta misma semana una medalla más en infantil”, reflexiona.

Sobre esta temporada, afirma que ha sido espectacular: “Hemos alcanzado la fase final del Campeonato de España en todas las categorías (juvenil, cadete e infantil) y esto es mérito de toda la escuela, desde la coordinación, hasta las entrenadoras y entrenadores benjamines”. “El grandísimo trabajo que se lleva realizando todos estos años en todas las etapas está permitiendo alcanzar estos éxitos”, resalta.

En este sentido, subraya que “la apuesta firme del club por potenciar el balonmano femenino aporta mucha estabilidad e impulso a este proyecto. Y ese apoyo está siendo fundamental en el crecimiento de la sección femenina y en los éxitos que se están cosechando a todos los niveles”.

“UNA EXPERIENCIA ESPECTACULAR”

Sobre la fase final disputada en Galicia, reconoce que fue una experiencia espectacular en todos los sentidos: “La convivencia con las chicas, la competición, el ambiente de balonmano que se respira… Hemos pasado momentos de todo tipo, alegría, rabia, tensión, tristeza, alivio, éxtasis… Fue como una montaña rusa. Pero siempre lo vivimos con mucha pasión, con muchas ganas y disfrutando al máximo de la experiencia“.

También confiesa que creían que podían llegar a la final del campeonato. “Teníamos mucha confianza en el equipo y sabíamos que podíamos alcanzar cualquier meta que nos propusiéramos”. “Al final, en un top 8, cualquiera puede ganar a cualquiera, y nosotras estábamos convencidas de que íbamos a por el oro. Finalmente, en la semifinal, M5 fue mejor y alcanzó la final, pero nos volvimos de Galicia con un bronce, que es un premio brutal“, sentencia.

Esta misma semana, entre el 15 y el 19, la S.C.D.R. Anaitasuna acogerá la fase final del Campeonato de España de balonmano femenino infantil, un torneo en el que el conjunto navarro puede ampliar su palmarés.

 

Todas las fotos contenidas en este artículo son obra de Xoel Gil Vicente.

X