La película sobre las Mariburruntzis de Anaitasuna se presenta en el festival tudelano Lo Que Viene

El filme documental acerca del grupo de mujeres de natación artística, titulado ‘El vuelo de las libélulas’, fue rodado por Iñaki Alforja

El largometraje documental El vuelo de las libélulas, dirigido por Iñaki Alforja, se presenta esta semana en la quinta edición de Lo Que Viene, el festival organizado por la Asociación de Informadores Cinematográficos de España entre el 1 y el 3 de junio en la Ribera, donde se avanzan los principales estrenos de películas y series que tendrán lugar durante los próximos meses en nuestro país.

El director de esta historia de solidaridad, respeto, empatía y sororidad protagonizada por el único grupo de natación sincronizada sénior de España, perteneciente a la S.C.D.R. Anaitasuna, participará, junto a otros tres cineastas de la Comunidad foral, en la mesa redonda Proyectos de cine navarros, que tendrá lugar el jueves 2 de junio, a las 13.30 en el hotel Tudela Bardenas.

El rodaje de El vuelo de las libélulas finalizó el pasado mes de julio en Barcelona, donde las protagonistas de esta historia participaron en el Campeonato de Cataluña de Natación Artística Open Máster.

Concluía así un rodaje que ha seguido durante dos años a Raquel Elizalde Aranguren, Laura Garde Etayo, Alicia Otaegui García, Anita Bonhomme Muruzábal, Irene Aldabe Moreno, Lola Sarriguren Arana, Ana Lana Moreno, Garbiñe Rekarte Gutiérrez e Isis Mínguez Rodríguez. Nueve mujeres navarras de procedencias diversas, con distintas circunstancias personales, sociales, económicas y laborales que, sin embargo, comparten un proyecto muy especial: las Mariburruntzis (libélulas, en euskera), el único grupo de natación sincronizada sénior del país y uno de los pocos que hay en Europa. Es esta una historia de solidaridad, respeto, empatía y sororidad, que comenzó hace una década y que celebró su décimo aniversario durante la pandemia, una circunstancia imprevista que, no obstante, ha sacado lo mejor de todas ellas.

El rodaje comenzó durante los meses del confinamiento del 2020 y se desarrolló en variadas localizaciones de Navarra, como el Complejo Hospitalario de Navarra, la fábrica de Volkswagen, el pantano de Alloz, distintos puntos de Pamplona, así como la localidad vasca de Amorebieta.

El vuelo de las libélulas es un proyecto con marcado carácter social, que pretende contribuir a construir, desde una perspectiva igualitaria, un referente visual y cultural nuevo y atractivo en torno a la relación entre la mujer adulta y el deporte. Para ello, el filme aborda la realidad que viven estas “libélulas”: mujeres “normales”, de mediana edad, con sus dolores físicos y sus marcas de la vida. Son deportistas no profesionales que practican una modalidad asociada a ciertos prejuicios sociales, como la juventud. Pero estas mujeres desmontan estos mitos con una extraordinaria apuesta por la vitalidad y la pasión de vivir. Una forma de afrontar la vida que se ha convertido ya en referente para las 300 niñas que actualmente practican natación sincronizada en Navarra. Y también para todas aquellas personas que han conocido este extraordinario proyecto.

ENTRE LA TIERRA Y EL AGUA

El documental se estructura como una coreografía entre las vidas de las diez protagonistas, pero, también, entre dos elementos (la tierra y el agua), que representan dos mundos claramente diferenciados. La tierra simboliza la lucha diaria, las dificultades de la vida, la enfermedad… En contraposición, el agua representa los sueños, los deseos, la belleza… Todas ellas viven entre ambos espacios y, de la misma forma que la libélula juguetea entre el aire y el agua, las mujeres de Mariburruntzi viven entre la tierra y el agua.

En diciembre del 2021, las componentes de Mariburruntzis resultaron ganadoras de la II edición de los Premios Iberdrola SuperA y recibieron un premio de 50.000 euros en la categoría Difusión, con la que se busca el reconocimiento y apoyo de aquella actividad, proyecto o programa que promueva la integración social de las mujeres a través del deporte. La propuesta presentada por este grupo de Anaitasuna, denominada Nuca es tarde / Libélulas, abarca, además, del documental de Alforja, una exposición fotográfica y un taller inclusivo de “bañador multicultural” aplicado a la natación sincronizada, para que inmigrantes de diferentes culturas aporten sus señas folclóricas de identidad.

La película del conjunto de natación sincronizada de Anaitasuna filma una coreografía con las vidas de las integrantes de este grupo: nueve mujeres con procedencias y vidas diversas que nunca hubiesen coincidido fuera del agua, pero que, desde hace diez años, comparten una historia de superación común a base de sacrificios personales, solidaridad, valores deportivos y un maravilloso sentido del humor. Las imágenes siguen a este grupo en la celebración de su décimo aniversario en plena pandemia, desde los momentos inciertos del primer confinamiento hasta la competición internacional en el Campeonato de Barcelona.

“Cuando me encontré con la historia de estas nueve mujeres adultas tan diferentes entre ellas, pero tan amigas y solidarias, me pareció que es un modelo en el que la sociedad necesitamos mirarnos. Las Mariburruntzi son esfuerzo, capacidad de superación, solidaridad, amistad, generosidad, empatía y, sobre todo, energía positiva ante las situaciones difíciles. Son personas que, fuera del agua, nunca hubiesen coincidido. Sin embargo, varias veces a la semana, durante diez años, se han sincronizado en una piscina para crear algo bello, que ha ido generando entre ellas una red de empatía y solidaridad desde el respeto a lo que cada una de ellas es y siente. Nos acercamos a sus vidas desde la complicidad”, expresa Alforja.

X